Trasplante de médula ósea

El trasplante de CPH (células progenitoras hematopoyéticas) comúnmente llamado de médula ósea,  es un tratamiento destinado a ofrecer una muy buena opción para afecciones  de la sangre complejas de resolver.

La experiencia internacional comienza en la década de 1950 y en nuestro país, dentro del ámbito público estatal, se remonta a la década de los 90 cuando el Servicio de Hematología y Hemoterapia del HIGA “R. Rossi” inaugura en 1993 el primer centro de trasplante para adultos, no solo provincial, sino nacional con esta modalidad de financiamiento.

Actualmente la Provincia de Buenos Aires cuenta con tres Unidades de Trasplante del sistema público estatal  para atención de pacientes. En ellos pueden realizarse todas las modalidades de trasplante:

autólogos: cuando se emplean las células para trasplante del mismo individuo
alogénicos: cuando se usan células madres de otros individuos
haploidénticos: cuando las células son de un familiar, pero solo parte de la herencia es compartida.

  ¿A qué llamamos Trasplante de CPH?

Este procedimiento consiste en reemplazar o disponer de células sanas por células enfermas, o de permitir desarrollarse a células sanas sobre un terreno que por distintas circunstancias ha perdido las suyas.

  ¿Cómo es posible esto?

Día a día se desarrollan en nuestro organismo miles de células que reemplazan las células muertas o envejecidas por nuevas, esto es constante y ocurre en muchos órganos. Uno de ellos, la médula ósea, es quien da origen a la sangre que circula diariamente en nuestro organismo y es una fuente inagotable de las ya mencionadas renovadas células, todo ello porque existen en el seno de los huesos las llamadas células progenitoras hematopoyéticas. Es por ello que casi es el único caso en que un donante puede dar células en más de una ocasión sin que sufra ningún tipo de alteración, ya que inmediatamente las volverá a recuperar.

  ¿De dónde además podemos obtener las Células Progenitoras Hematopoyéticas?

Hace ya tiempo que se ha encontrado que estimulando a la médula ósea con ciertos factores, llamados FEC (Factores Estimulantes de Colonias) que aumentan su trabajo, pueden obtenerse un gran número de células hematopoyéticas en la sangre periférica, esto facilita que las mismas puedan ser obtenidas por medio de máquinas, que actúan como centrífugas, ayudando a su selección; y que puedan ser extraídas en un día o en varios días del Donante. Este método ha logrado reemplazar en casi el 80 por ciento de los casos el obtener las células de la médula ósea, en la que el Donante debe ir al quirófano. Solo por la aplicación de 5 días de estos FEC, y estando el Donante cómodamente ubicado en un sillón mirando TV, podrá  contribuir a la salud de un enfermo.

  ¿A que llamamos un trasplante haploidéntico?

En este caso quien donará las células sanas, será un familiar quien comparte parcialmente la información genética con el donante (padre, madres hijos).

  ¿Qué rol juega el Cordón Umbilical?

Así como fueron encontradas células progenitoras  en sangre periférica, de igual modo pudieron detectarse otras con características similares en los cordones umbilicales, aunque en una cantidad menor. Es por ello que luego de análisis y determinaciones minuciosos, hoy en día es otra fuente  a la que se recurre con la idea de ayudar fundamentalmente a niños. Es necesario aclarar que difícilmente pudiese ser utilizado un cordón para un familiar de la misma procedencia del cordón, pero sí podría darse el caso que sus características de histocompatibilidad, ayudasen a otro niño o adulto. La criopreservación de esos cordones debe ser llevada a cabo por personal capacitado e idóneo y su resguardo debe formar parte de la amplia red de Centros Mundiales que mantienen las mismas características en su mantenimiento.

  ¿Cuándo se debe recurrir a un Donante No Familiar?

En muchas patologías es indispensable el reemplazo completo de la médula ósea por una previamente sana. Es aquí que dentro de los hermanos de un paciente solo el 25% podría hallar a quien pudiese proveerlo de dichas células. Esto tiene una relación directa con la herencia que nos han legado nuestros padres. Cuando no es posible hallar  entre los hermanos quien done sus células, se recurre a una búsqueda internacional, porque se ha demostrado desde hace varias décadas que compartimos ciertas características inmunológicas con personas con quienes no estamos relacionados familiarmente.

  ¿Cómo llegamos a saber cuándo somos potenciales Donantes?

Existe un Registro Argentino dependiente del INCUCAI en donde se almacena la información, luego de que una persona se disponga a donar, firme un consentimiento dando su aprobación para la extracción de una unidad de sangre y que de ésta se tome una muestra para ser analizada.

Para más detalles sobre donación y lugares para acercarse en la provincia de Buenos Aires puede informarse en  https://www.argentina.gob.ar/donar-medula

 

“¡NO DUDE, USTED HOY PUEDE SALVAR UNA VIDA O MÁS!

Inscríbase en el Registro y ayude a quien más lo necesita.

“Solo conociendo perdemos los miedos y entendemos mejor la importancia de ser Donante”